El turismo y Blockchain: de la teoría a las aplicaciones reales.

10/10/2018

Blockchain viene a quedarse

Cómo está integrándose la tecnología Blockchain en el sector turístico, ha sido el eje transversal de uno de los bloques que integraron el congreso TICTAC 2018 celebrado en Tenerife, cuyo lema este año ha sido “Tiempo de hablar de Turismo: Transformación Digital”. 

El turismo es sin duda uno de los principales motores que impulsan la economía en Canarias, por lo que resulta muy apropiado explorar las oportunidades y desafíos que pueden ofrecer las aplicaciones basadas en cadenas de bloques en este ámbito.

Uno de los ponentes ha sido Alex Preukschat, experto y referente nacional con años de experiencia en la investigación y desarrollo de Blockchain. Ha sido además co-autor de diferentes libros pioneros de temática blockchain en el mundo de habla hispana, entre los que destacan “Blockchain: La revolución industrial de Internet”.

En su ponencia, Alex recordó que “hoy por hoy, el valor de la criptoeconomía se basa en expectativas de futuro, aún es muy volátil y especulativa”. De hecho, desde finales del 2017 ha experimentado lo que algunos consideran una de las mayores burbujas de su corta historia. Y no será la última, pues según su opinión, “en los próximos meses viviremos otra ola especulativa a raíz del desarrollo de los security tokens, basados en la jurisdicción y la regularización que podrían liderar países como Malta y Liechtenstein”.

Pero, ¿tiene blockchain aplicación en el sector turístico? 

La respuesta es rotundamente afirmativa, y no solo por su potencial teórico, sino ya como una realidad presente.  Como ejemplo, podemos nombrar a Winding Tree, un proyecto que aprovecharía la descentralización y la eficiencia de blockchain para conseguir como beneficio que los viajes sean más baratos para los viajeros y rentables para los proveedores.

 

Esta DAO (Organización Autónoma Descentralizada) fue financiada a través de su propia criptomoneda, llamada LIF. Después de una extensa fase beta, Winding Tree ha creado un mercado descentralizado donde los hoteles, las aerolíneas y los operadores turísticos pueden comercializar directamente con los clientes, a través de sus propias aplicaciones basadas en blockchain. La puesta en marcha, se basa en un modelo de negocio que actuaría exactamente opuesto a los principales actores como Booking, Expedia o Airbnb, dado que ofrecen sus ofertas y servicios directamente al consumidor, obteniendo así su independencia de plataformas intermediarias. La idea es tan interesante que compañías como Lufthansa o Air New Zealand se han unido al proyecto.

Otro ejemplo sería la gigante compañía de viajes TUI, quien ha creado su propia cadena de bloques (llamada Bed Swap) al comprobar su potencial en el sector turístico, así como el ahorro de costes tanto para la compañía como para los usuarios, optimizando el control de carga de plazas hoteleras y procesos de transacciones transnacionales.

En definitiva, Blockchain ha llegado para quedarse, también en el sector turístico, ya que puede aportar un mayor ajuste en la ecuación calidad-precio, así como transparencia y confianza a los intercambios de valor.